Encimeras de Solid Surface o Cerámicas

Reformar el baño siempre es clave y exige dedicar un poco de atención a los mejores materiales y diseños que se pueden incorporar. En cuanto al primer aspecto, aquí vamos a diseccionar dos materiales de lavabos muy populares. Uno más tradicional y otro más moderno. Si te gustaría tener claras las diferencias entre lavabos de cerámica y solid surface sigue leyendo antes de decantarte por ningún modelo en concreto.

La estética o la funcionalidad será lo que incline la balanza

En primer lugar, ¿qué motivo es decisor de compra para ti? ¿Cuáles son los aspectos que te llevan siempre a decirte por un producto en lugar de otro? ¿Es el diseño o es lo práctico lo que te motiva a dar un paso final?

A la hora de hablar de diferencias entre lavabos de cerámica y solid surface esta cuestión es primordial, ya que, aunque comparten ventajas como la facilidad de limpieza y la resistencia, estos materiales difieren sobre todo en el acabado.

¿Brillo sí o brillo no?

Los lavabos de cerámica o de porcelana tienen siempre un acabado brillante ya clásico, lo que aporta una gran sensación de transparencia, amplitud y también higiene en el cuarto de baño. Si están bien cuidados y limpios, los lavabos cerámicos brillarán muchísimo y potenciarán su color blanco y con ello, darán sensación de limpieza y luminosidad.

En el caso de los lavabos de solid surface, aunque la mayoría son blancos, tienen un acabado más bien mate, que no produce el clásico brillo de los cerámicos. No obstante, son lavabos muy elegantes y modernos.

Un acabado inalterable único

Sin embargo, una característica de los lavabos de solid surface que triunfa entre la clientela es su acabado sólido e inalterable, conseguido gracias a la mezcla de resinas y cargas minerales que dan lugar a unos sólidos homogéneos muy especiales. Esto hace que ahora mismo sean los lavabos más duraderos y resistentes a golpes y arañazos del mercado. Además, el que no tengan poros en su superficie impide eficazmente la acumulación de gérmenes, un plus en cuestión de limpieza.

Ahora bien, después de esto, ¿ya tienes más claro qué tipo de material quieres para tu nuevo lavabo? Las diferencias entre lavabos de cerámica y solid surface son fundamentalmente estas que te destacamos aunque luego, claro está, hay muchos tipos de diseños y modelos. El solid surface, por ejemplo, es un material de nueva generación que se adapta muy bien a diversos tipos de formas, diseños, colores y texturas. Al igual que la cerámica, también se usa en platos de ducha modernos.

Síguenos