Dime como es tu baño y te diré que sanitarios te convienen

Acertar con los sanitarios del baño no es tarea sencilla. No se trata solo de elegir el estilo que queremos dar a la estancia, sino en encontrar el No hay que olvidar que, por lo general, los cuartos de baño son pequeños, lo que supone todo un reto.
Queremos darte algunas ideas según las dimensiones o la forma del baño. Te resultará mucho más sencillo elegir los sanitarios perfectos.

  • Baños estrechos
    La movilidad en un baño es fundamental, pero cuando son muy estrechos (lo que suele ocurrir con los aseos o baños de invitados), la elección de sanitarios se complica. En cualquiera de esos casos, lo mejor es optar por inodoros y bidés de fondo reducido, que son mucho más compactos y menos voluminosos, de hecho, los hay de menos de 50 cm de profundidad.
    Algo similar ocurre con los lavabos, si no hay mucho espacio, lo más acertado es optar por encimeras voladas con el lavabo integrado. Hay diseños muy actuales de menos de 40 cm que aprovechan perfectamente el espacio al llevar el grifo en un lateral, en lugar de llevarlo en el frontal.
    Estos mismos consejos se puede aplicar a baños anchos, pero en los que la distribución enfrenta a unos sanitarios con otro

  • Baños pequeños
    Al igual que en el caso de los baños estrechos, lo ideal es optar por sanitarios menos voluminosos. Con ellos ganarás unos centímetros muy valiosos. Pero aún puedes hacer más. Si quieres que la sensación visual sea de mayor amplitud, elije inodoros y bidés suspendidos, son perfectos para engañar a la vista y, además, facilitan mucho la limpieza.
    En caso de que tengas pensado hacer obra, también puedes instalar un inodoro con la cisterna empotrada. Aprovechan mejor el espacio y sobre la cisterna siempre se pueden poner unas baldas de gran utilidad.
    En lo que respecta al lavabo, la ligereza de los integrados o de los que se colocan sobre la encimera es perfecta para baños de dimensiones reducidas. Además, estos últimos pueden ser muy decorativos, pero mejor en líneas redondas.
    En baños pequeños, por otra parte, es imprescindible prescindir de bañera y optar por ducha. Unas dimensiones mínimas serían 90×90, pero si ocupa demasiado, un plato semicircular es la mejor solución.
  • Baños grandes
    Evidentemente, dan mucho juego y las posibilidades son infinitas. Cuando no hay problema de espacio, conviene decantarse por lavabos dobles, sobre todo si se trata de baños compartidos.
    Además, cabe la posibilidad de combinar plato de ducha y bañera. Si el baño es alargado, una solución perfecta es colocar la bañera al fondo y la ducha inmediatamente a continuación. Si el baño es cuadrado, las bañeras exentas dan mucho juego, siempre resultan elegantes y, además, las hay en infinidad de diseños, desde los más clásicos o vintage a los más sofisticados.

Elegir los sanitarios ideales no siempre es fácil. Afortunadamente, la variedad de modelos y medidas que hoy se pueden encontrar es asombrosa, de modo que se trata, sobre todo, de aplicar la lógica.
Fuente: habitissimo

Síguenos